Unas termas romanas bajo una duna en Trafalgar

Unas termas romanas bajo las dunas de Trafalgar

El nombre del Cabo de Trafalgar va asociado de forma inmediata al de la batalla que libraron las flotas hispano-francesa y la británica en tiempos de Napoleón. Sin embargo, las arenas de sus dunas ocultan tesoros que ya estaban escondidos bajo las playas cuando los marinos españoles y británicos se batían frente a las costas. La provincia de Cádiz es la región de la Península Ibérica que comenzó el proceso de urbanización de forma más temprana, gracias a la llegada a estas tierras de colonizadores fenicios, que fundaron la ciudad que da nombre todavía hoy a la zona. Los fenicios fueron seguidos por comerciantes griegos y ejércitos cartagineses, que a su vez fueron sustituidos por las legiones romanas. Una larga historia que ha dejado su impronta en el registro arqueológico de Cádiz.

El último gran tesoro arqueológico que ha aparecido en las costas de Trafalgar son los restos de unas termas romanas en un magnífico estado de conservación. Los que las dunas de arena han preservado es nada menos que una estructura de alrededor de cuatro metros de altura, con los vanos de las puertas y las ventanas en sus muros. Un hallazgo espectacular que ha sorprendido a todo el mundo por su tamaño y su ubicación, cerca de una zona muy transitada.

Los arqueólogos que han trabajado en el lugar han identificado el edificio como un complejo termal de pequeño tamaño que contaba con salas de baños con piscinas de diferentes temperaturas. El equipo dirigido por Darío Bernal, arqueólogo de la Universidad de Cádiz, al principio apuntó a que podía tratarse de unas instalaciones para la cría de moluscos y crustáceos, pero al sacar el edificio a la luz por completo comprendieron que su verdadero uso era el ocio y la higiene de los hombres y mujeres que vivían en los alrededores.

La zona de Cádiz ha sido especialmente rica en hallazgos arqueológicos, de tipo industrial, es decir, instalaciones que servían para el procesamiento de productos como el garum, muy apreciado en todo el Imperio. Este complejo termal demuestra que incluso los trabajadores de este tipo de industrias tenían acceso a los baños y las piscina, y que una parte importante de su socialización se articulaba en torno a estos edificios.

Este espectacular edificio continúa siendo excavado en estos momentos. Pronto las autoridades de la Junta de Andalucía tendrán que decidir qué hacer con este yacimiento, ya que algunas voces en el mundo académico piden ya que se dote al espacio de una infraestructura adecuada para conservarlo y visitarlo. Es evidente que la aparición de restos romanos de este tamaño y estado de conservación no es algo habitual, por lo que es posible que las termas de Trafalgar sean objeto de una especial atención por parte de los responsables de Cultura de la Junta.

Imagen: Román Ríos / EFE

CONTENIDO RELACIONADO

villa romana asturias
  

Campaña de recogida de fondos para excavar una villa romana en Asturias

Campaña de recogida de fondos para excavar una villa romana en Asturias La villa romana de La Estaca, ubicada en

hueso arte neandertal
  

Un hueso tallado podría demostrar que los neandertales eran capaces de crear arte

Un hueso tallado podría demostrar que los neandertales eran capaces de crear arte Desde que la Prehistoria nació como disciplina

comic vida miguel hernandez
   

«Piedra Viva», un cómic que nos lleva a conocer la vida de Miguel Hernández

«Piedra Viva», un cómic que nos lleva a conocer la vida de Miguel Hernández La vida de Miguel Hernández fascina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *