¿Quién era el padre de Alfonso XII?

¿Quién era el padre de Alfonso XII?

El hijo de Isabel II

De cuantos monarcas han ocupado el trono español en los últimos siglos, ninguno ha cosechado una fama tan negativa como la reina Isabel II. Nacida cuando ya su padre, el no menos infame Fernando VII, era ya un hombre anciano, Isabel accedió al trono siendo todavía una niña, un acceso que no fue en absoluto fácil, ya que fue cuestionado por los sectores más conservadores, que formaron el bando carlista y apoyaron la candidatura de su tío, el infante Carlos María Isidro. La Primera Guerra Carlista, los problemas de la Hacienda, la inestabilidad gubernamental, la incapacidad de la reina regente y las exigencias de los políticos liberales crearon un marco de inseguridad en el que se desarrollaron los primeros años de reinado de Isabel II. Para intentar abstraer a la niña de este turbio panorama, tanto su madre, la le regente María Cristina, como sus preceptores, crearon en torno a la reina una burbuja de irrealidad en el que hasta el más pequeño de sus caprichos era satisfecho de forma inmediata. Nada se le negaba a la reina niña. El resultado fue que se forjó en ella un carácter indolente, despótico, débil y manipulador. En las tareas escolares, se mostraba perezosa. En la preparación de su futuro como monarca constitucional, no demostraba el más mínimo interés. Isabel II, desde muy niña, demostró ser digna sucesora de otros monarcas que antes habían ocupado su trono: sólo tenía gusto para el teatro, la diversión, la música, y para ocasionales y no muy prolongados arrebatos de fervor religioso. 

Mucho se ha hablado y escrito de cómo esta educación tan permisiva pudo influir en los desaforados apetitos sexuales de la reina una vez llegó a la adolescencia. Como reina, tenía a su alcance la posibilidad de seducir a cuantos hombres se le antojaran; como mujer, la sociedad del siglo XIX esperaba de ella un recato y comedimiento que la reina rara vez observó. Si hacemos caso a las habladurías populares, confirmadas por algunos historiadores, por la cama de la reina pasaron desde generales como Serrano, a políticos de todas las ideologías, pasando por simples soldados y hombres del pueblo. De nada sirvió el matrimonio con Francisco de Asís de Borbón, su primo. El rey Francisco, además de despertar un profundo desagrado en la reina, tenía una fama, hoy todavía no demostrada, de notorio homosexual, por lo que la vida conyugal del matrimonio regio fue o bien escasa o bien inexistente. Los escándalos en los que se vieron envueltos tanto el rey como la reina fueron numerosos, y pese a los esfuerzos de los políticos conservadores por taparlos, éstos minaron de forma irresoluble el prestigio de la monarquía. 

El padre de Alfonso XII

El carácter disoluto de la reina se convirtió en un problema de primer orden cuando ésta comenzó a quedarse embarazada. ¿Eran aquellas criaturas fruto de las relaciones legítimas con el rey Francisco o por el contrario resultado de los muchos adulterios de la reina? Los escarceos de Isabel II habían sido hasta el momento sólo tema de burlas y chanzas, pero se convirtieron en un problema de primera magnitud cuando nació el primer hijo varón de la reina, el príncipe Alfonso. En aquel niño se depositaban las esperanzas de continuidad de la dinastía. ¿Qué ocurriría con los Borbones si alguien de prestigio lanzaba la acusación de que el futuro no era más que un niño bastardo? Aunque la acusación nunca se produjo en las altas esferas, el rumor de que el futuro Alfonso XII no era hijo del rey Francisco comenzó a asentarse. ¿Quién, de los muchos amantes de la reina, era el padre del príncipe?

Muchos historiadores defienden la posibilidad de que el futuro Alfonso XII fuera hijo de un oficial que cumplía servicio en la Corte en los años cincuenta del siglo XIX: Enrique Puigmoltó. Valenciano, hijo del conde de Torrefiel, Puigmoltó era uno de los soldados más apuestos de cuantos rondaban el Palacio Real, y la reina no tardó en fijarse en su gallardía y buena planta. Fue cuestión de días que el joven soldado se convirtiera en amante de la reina, con o sin la aprobación del rey. Isabel II quedó encinta, y a los nueve meses nació el tan esperado varón. Aunque nadie en la corte se atrevió a decirlo en voz alta, todo apuntaba a la paternidad de Puigmoltó. De hecho, el pueblo de Madrid, siempre presto a las chanzas, comenzó a hablar del príncipe como “el Puigmoltejo”, mote que sin duda no debió de sentar bien a los políticos que luchaban por mantener el buen nombre de la monarquía.

Para evitar que los rumores siguieran extendiéndose, se obligó a la reina y a su amante a terminar con su idilio. Enrique Puigmoltó no sólo había destacado por sus habilidades amatorias, sino que también había demostrado un gran valor al defender a la familia real con motivo de algunas sublevaciones populares. Esta buena fama le permitió retirarse a su tierra, Valencia, donde permaneció el resto de su vida, amasando una considerable fortuna y sin volver a intervenir de forma directa en los asuntos de la corte. Enrique Puigmoltó llegó de hecho a sobrevivir a su supuesto hijo, pues Alfonso XII murió siendo muy joven, mientras éste llevó su vida hasta el año 1900. 

CONTENIDO RELACIONADO

comic vida miguel hernandez
   

«Piedra Viva», un cómic que nos lleva a conocer la vida de Miguel Hernández

«Piedra Viva», un cómic que nos lleva a conocer la vida de Miguel Hernández La vida de Miguel Hernández fascina

   

¿Cuál era la enfermedad que tenía Franklin Delano Roosevelt?

¿Cuál era la enfermedad que tenía Franklin Delano Roosevelt? De cuantos presidentes de los Estados Unidos han pasado por la

1 mayo trabajadores
 

¿Por qué se celebra el Día de los Trabajadores el 1 de mayo?

¿Por qué se celebra el 1 de mayo el día de los trabajadores? El día 1 de mayo es celebrado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *